Un lago con mucha historia (I)

El diario ABC publicaba en 1953 un artículo titulado «El Mar de Castilla» y en él encontré dos frases que me vienen de perlas como introducción: «[…] El lago de Sanabria ascendido estos días al primer plano de la actualidad, atrae en su torno las más dispares opiniones […] En el interior de este número publicamos, para la mejor información de nuestros lectores, una clara exposición de los términos en que se apoya este debate.»

El río Segundera, conocido como “As ruecas”
por los nativos, lleva sus aguas al lago Sanabria. Autor: Sergio Seoane

La polémica a la que se refería el ABC era la construcción de una presa en Vega de Tera y sus consecuencias medioambientales. Aquel artículo contenía una crítica sorprendente por su sinceridad hacia las obras del «caudillo» :
[…] «No, el «Paraíso abreviado» no debe ser convertido en término pantanoso, encenagado y maloliente. La industriosa Suiza no ha hecho nada semejante en sus lagos, y eso que posee tantos de esa categoría. España sólo cuenta con uno: el de Sanabria».

Pocos podían imaginar que la presa sería todo un desastre, pero no ecológico sino de vidas humanas: sus deficiencias condujeron a una rotura en 1959 y a la muerte de 144 personas en la localidad de Ribadelago.

Y sus consecuencias se siguen pagando hoy en día, ya que la construcción del nuevo pueblo se hizo en una zona fría, húmeda y bajo una ladera orientada al norte, lo que en estas tierras a 1000 m. de altura supuso y supone unas condiciones invernales muy duras. Actualmente la presa de Vega de Tera está abandonada y el debate gira otra vez en torno al estado medioambiental del lago.

La polémica enfrenta dos versiones opuestas, las que ofrecen las autoridades públicas (Junta de Castilla y León (CyL) y Confederación Hidrográfica del Duero), y la de la Estación Biológica Internacional (EBI).

Las autoridades defienden que el lago permanece inalterado mientras que la EBI (una empresa privada dedicada al ecoturismo y la educación medioambiental), a través del Dr. Antonio Guillén Oterino, denuncia la reciente degradación de sus aguas por culpa de una mala depuración de aguas residuales.

El lago de Sanabria alcanza unos 3 km de largo por 1.5 km de ancho.
Autor: Sergio Seoane

En primer lugar hay que recordar que el lago de Sanabria se encuentra en la provincia de Zamora, en un espacio natural protegido con la categoría de parque natural. Se trata del lago natural más grande de España de origen glaciar. La belleza del enclave hace que miles de turistas lo visiten cada año (más de 600.000 en 2013 y dos tercios de las visitas son en verano).

Según el MAGRAMA (Ministerio responsable del medio ambiente) los parques son «Áreas naturales, que, en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas ó la singularidad de su flora, de su fauna ó de su diversidad geológica, incluidas sus formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente».

El lago de Sanabria (diciembre 2014).
Autor: Sergio Seoane.

Esto es: proteger el lago y sus alrededores debe ser una prioridad para las autoridades (con la complicidad de la sociedad, esto último parece obvio pero…). Sigamos.

El lago de Sanabria se caracteriza por ser oligotrófico y monomíctico: es decir, sus aguas son pobres en nutrientes y se mezclan una vez al año (otoño-invierno).
El lago es abierto y tiene «la suerte» de renovar sus aguas cada 5-9 meses.

En primavera y verano se desarrolla una estratificación térmica vertical con máximos de 24ºC en superficie y mínimos de 4ºC en su profundidad máxima (53 metros).

El calentamiento de la superficie en verano hace que las aguas profundas (hipolimnion) queden aisladas y mantengan temperaturas de 7ºC. Por encima de ellas están la capa superficial (epilimnion, <10 m) y la intermedia (metalimnion), donde la temperatura desciende bruscamente.

Temperatura en el lago de Sanabria (septiembre 2014).
Autor: Laboratorio limnológico del parque natural
del lago de Sanabria. Estación Este de muestreo.
Fuente: Patrimonio Natural CyL.

Lo vemos en este gráfico de septiembre de 2014 con datos del laboratorio limnológico del lago de Sanabria (Junta de CyL). Este laboratorio lleva a cabo el seguimiento físico-químico y biológico del lago desde 1986. Lo fundó el biólogo José Carlos Vega Ureta, con el objetivo de vigilar cualquier alteración en la estabilidad de los parámetros del agua.

En una entrevista de enero de 2014, el Sr. Vega comentaba lo siguiente: «De la evolución de los parámetros analizados a lo largo de estos 28 años, no se deduce ninguna tendencia a la eutrofia, que pudiera poner en peligro la excepcional calidad ambiental de este ecosistema único. Muy al contrario, se conserva la transparencia del agua, la concentración de nutrientes (nitratos y fosfatos) y la producción de algas del fitoplancton (clorofilas) se mantiene estable en valores muy bajos».

Por otro lado, la EBI comenzó a tomar muestras y recoger datos en el lago de Sanabria en 2012. Denuncian que durante ese año se produjo la proliferación de la diatomea Tabellaria fenestrata, que se erigió a finales de 2013 en la especie dominante del fitoplancton (el 99,1% de la biomasa total, 02/12/2013), un hecho sin precedentes e indicador de un proceso de eutrofización.

La diatomea Tabellaria fenestrata y una imagen submarina en playa de Viquiella (23 noviembre 2013).
La turbidez, según el documento fuente, corresponde a la proliferación de dicha diatomea.
Fuente: Evolución del proceso de contaminación y eutrofización en lago de Sanabria (Zamora). Autor: A. Guillén.

Según el informe del Sr. Guillén, las muestras recogidas entre octubre-diciembre 2013 evidencian que la calidad de las aguas ha empeorado alejándose del estado oligotrófico. Valores altísimos de nutrientes (fósforo: 500 microgramos/L) asociados al vertido de aguas residuales que facilitan la colonización de Tabellaria fenestrata. Y los restos de sus cubiertas silíceas dominan también el sedimento superficial en contraste a muestras de 2007. No obstante, en dicho informe no pude encontrar el dato de la estación de muestreo ni las profundidades estudiadas.

El laboratorio limnológico del parque natural lleva a cabo sus muestreos en una estación en la zona este del lago, con una profundidad en torno a 50 metros. Los datos de la serie temporal se pueden descargar de la web de Patrimonio Natural de Castilla y León. Eso mismo hice y comprobé que si bien hay datos físico-químicos y de clorofilas hasta enero de 2015, los datos de nutrientes de 2012 y 2013 no están disponibles.
Los promedios anuales de clorofila total son los siguientes:

La clorofila total es un promedio calculado entre 0-50 metros de profundidad (estación Este del lago).
Y al epilimnion ya lo conocen ustedes. Fuente: Laboratorio limnológico del parque natural del lago de Sanabria.

Pues no sé ustedes, pero en 2012 y 2013 yo diría que sí se alteró la estabilidad del fitoplancton. Y si vamos al detalle y consultamos los datos mensuales de 2013 comprobamos que los valores más altos no se observaron a finales de año, cuando muestreó el Sr. Guillén, sino en febrero-marzo con promedios de clorofila a entre 7 y 10 microgramos/litro !!!

Esas concentraciones se parecen más a una proliferación de microalgas en las rías gallegas que a un lago oligotrófico. Afortunadamente en 2014 todo vuelve a una aparente normalidad. 

Parte de la explicación puede estar en las siguientes declaraciones de José Carlos Vega:
«La principal característica de este lago es la estabilidad […] no ha habido desviaciones apreciables de sus valores en estos 27 años. Solo en condiciones extremas […] Esto ocurrió el pasado año, en 2012, cuando tras un periodo de sequía extrema siguió un periodo de lluvias muy intensas. Esto produce un lavado de toda la cuenca vertiente y una alteración puntual de los parámetros como temperatura, oxígeno, alcalinidad o altera la concentración de nutrientes: fosfatos y nitratos.» (18/11/2013, La Opinión de Zamora).

En la gráfica anterior también se observa un repunte en las clorofilas entre 2006-2009.
El Sr. Vega explica en esta misma entrevista que el lago necesitó 5 años para volver a la normalidad tras los incendios de 2005, debido al aumento de nitratos que éstos ocasionaron en las aguas.

El Lago de Sanabria objeto de la controversia científica,
no deja duda en su belleza y es para muchos refugio,
lugar de encuentro y escenario sin igual de momentos especiales
Autor: Jose María Pacheco

Mientras preparaba esta entrada descubrí el blog «Desde Sanabria» de Xibeliuss, que aborda con rigor y profundidad este asunto. Incluye además la opinión de algunos protagonistas como el propio Sr. Guillén.

Así que si les interesa sumergirse aún más en el tema les recomiendo leer el blog de Xibeliuss (empezando por «Depuradoras junto al lago de Sanabria»).

De todas formas, me quedan aún muchas cosas en el tintero (ó en el teclado para ser más exactos) que abordaré en la próxima entrada !!


Agradecimientos: a Sergio Seoane por las imágenes, la revisión y comentarios sobre el texto de esta entrada.

Referencias:
-Guillén A. Evolución del proceso de contaminación y eutrofización en lago de Sanabria (Zamora). 29 pp.
-Jambrina-Enríquez y col. Timing of deglaciation and postglacial environmental dynamics in NW Iberia: The Sanabria lake record. Quat. Sci. 94:136-158 (2014).
-Luque J. El lago de Sanabria: un sensor de las oscilaciones climáticas del Atlántico Norte durante los últimos 6000 años. Tesis doctoral, Universitat de Barcelona, 384 pp. (2003).
-Menéndez Pidal C. y Galmes de Fuentes A. El Mar de Castilla. Diario ABC, pág. 3, 26 febrero 1953. Hemeroteca ABC.

 

Un futuro para Salton Sea

Gila elegans. Autor: John R.T.
Fuente: Upper Colorado River Endangered Fish Recovery Program

La carpa elegante es originaria de Norteamérica y abundaba en el río Colorado y sus afluentes.

Hoy en día está al borde de la extinción y apenas quedan poblaciones salvajes en el río Verde y el lago Mohave.

Siglos atrás las pescaron tribus indias como los Cahuilla y Kumeyaay en el lago Cahuilla.
Aquel lago medía unos 180 km de longitud y estaba alimentado por el río Colorado. Existió quizá hasta el s.XVI ó XVII y se evaporó cuando el río cambió su curso. Pero la memoria del Cahuilla ha quedado grabada en los depósitos de sal y los relatos de los nativos.

Salton Sea en 2009. Autor: Phil Konstantin
Fuente: Wikimedia Commons

Ahora ocupa su lugar otro lago más pequeño, Salton Sea, formado en 1905 por un error humano: la construcción de unos diques endebles permitió que una crecida del Colorado desviara su curso hacia el valle imperial de California.

Y el río vertió sus aguas durante 2 años al lecho del viejo Cahuilla. Durante las décadas siguientes el lago aumentó de tamaño por aportes de agua procedentes de las nuevas tierras cultivadas.
En la actualidad Salton Sea tiene aprox. 50 km de longitud y unos 13 metros de profundidad máxima.

Postal de Salton Sea, años 60′. Fuente: 3evacourt

La formación y paulatino aumento del lago atrajeron al turismo y la especulación inmobiliaria.

En 1958 se fundó Salton City y en sus campos de golf jugaron entre otros Johnny Weissmuller. También Frank Sinatra y The Beach Boys disfrutaron de su entorno, entre otras celebridades.

Pero el milagro tenía fecha de caducidad: Salton Sea no tenía salida al mar y se mantenía gracias al aporte de ríos eutrofizados por fertilizantes y pesticidas de tierras cultivadas y aguas residuales de las poblaciones vecinas.
Y los turistas abandonaron poco a poco el lugar a partir de los 70’…

Tienda de cebos para pesca abandonada en Salton Sea.
Autor: Conn, Kit. Fuente: Wikimedia Commons.

Hoy en día Salton Sea es uno de los peores desastres ecológicos del último siglo: un paraje desolado, con aguas hipersalinas y con frecuencia pestilentes. Si leemos artículos de los 90′ su salinidad superaba a la del mar (35 g/L) y en 2013 ya alcanzaba 50-53 g/L. A pesar de todo aún quedan peces, principalmente tilapias híbridas, uno de los pocos valientes que resisten la salinidad en Salton.

(y también quedan personas que los pescan, como muestra este vídeo)

 

 

Tilapias muertas en el año 2000, Salton Sea.
Autor: Jeff T. Alu. Fuente: Great Ecology

En 2018 la salinidad superará los 60g/L y las tilapias apenas sobrevivirán una década más…

De hecho, a mediados de los 90′ comenzaron las mortandades masivas de tilapias por falta de oxígeno y sulfuro de hidrógeno (señalado mediante satélite por mareas verdes de cristales de yeso…como lo oyen). Se calcula que quedan 1 millón de tilapias (sólo el 1% de su población en 1999).

A esta degradación contribuyen las proliferaciones de microalgas, que al descomponerse consumen oxígeno y producen sustancias tóxicas (amonio). Aunque el responsable último son los fertilizantes, pesticidas y otros contaminantes acumulados durante décadas.

Las proliferaciones de algas en Salton están formadas por diversos grupos: dinoflagelados (p.ej. Gymnodinium uncatenum), cocolitofóridos (Pleurochrysis), y rafidofíceas (Chatonella).

La rafidofícea ictiotóxica Chattonella.
Fuente: Algae Resource Database

El caso de Chatonella es especial ya que posee ictiotoxinas y se cree que sus proliferaciones pueden haber contribuido a la muerte de las pobres tilapias.

También se han registrado miles de muertes en aves asociadas a envenenamientos por botulismo y microcistinas, unas toxinas producidas por cianobacterias.

 

Pelícanos blancos, marrones y muchas otras aves en el Salton Sea.
Fuente: Brad & Lynn’s field photos

A pesar del triste panorama, Salton Sea conserva todavía una enorme importancia ecológica: a él acuden una ingente cantidad de aves, con más de 400 especies registradas en su zona de influencia y más de medio millón de aves acuáticas al año.

Suelen congregarse cerca de los aportes de agua dulce al lago, alimentándose de peces e invertebrados para tomarse un descanso en su migración a través del desierto.

La película la dirigió Sean Penn en 2007.
Y la banda sonora es de Eddie Vedder…

Salton Sea también concentra a una serie de personajes estrafalarios y pueblos fantasma con nombres tan exóticos como Bombay Beach.

Chris McCandless era un joven de familia acomodada que viajó 2 años en solitario por el oeste de EEUU.
Pasó una temporada cerca del lago Salton, en un campamento cerca de fuentes termales. Sus vecinos eran marginados de la sociedad, una mezcla de hippies añosos y siniestros personajes con look a lo «Charles Manson», en su mayoría desnudos.
La aventura de McCandless tuvo un triste final, pero sus diarios y testimonios de quienes le conocieron permitieron reconstruir su historia en el libro y la película «Into the wild».

 

El lago Salton, con el contorno del viejo Cahuilla
y la falla de San Andrés. Fuente: Nature Geoscience

Salton Sea esconde un secreto. La superficie del lago está 70 metros por debajo del nivel del mar, porque ocupa un valle de rift en plena falla de San Andrés.

Y un estudio reciente (Brothers y col. 2011) ha establecido una relación entre los aumentos del nivel del agua en el lago Cahuilla y la sucesión histórica de grandes terremotos, con una periodicidad de 180 años.

Esto sugiere que la presión ejercida por el agua ocasiona aumentos de tensión en la falla.

Desde la desaparición del viejo Cahuilla han transcurrido más de 300 años y ningún gran terremoto, pero ahora Salton Sea ocupa su lugar.

 

— Epílogo —

 

Lo que queda del mar de Aral (agosto 2014).
Fuente: Earth Observatory (NASA).

El plan de recuperación medioambiental del lago es complejo y se estima en más de un billón de dólares EEUU (=mil millones). Pero sin él seguirá el mismo camino que el mar de Aral (éste sí que es ó era natural).

Se calcula que la degradación del lago Salton se acelerará a partir de 2018. Su volumen se reducirá entonces en un 60%. 

El aumento de salinidad matará a las tilapias aunque peces como el «perrito del desierto» y los mollys sobrevivirán unos pocos años más. Ellos a diferencia de las tilapias podrán escapar del lago cuando la salinidad se haga insoportable y sobrevivirán luego en los afluentes.

Pez perrito del desierto. Autora: Jenny E. Ross.
Fuente: Jenny E. Ross Photography

En 30 años los peces y la mayoría de aves del lago Salton serán apenas un recuerdo.

En su lugar habrá una productiva sopa de bacterias y algas, acompañadas de mosquitos y algunos invertebrados acuáticos.

Puede que las proliferaciones de algas como Dunaliella salina tiñan el lago de color rosado…

…Si es que nadie lo remedia, claro.

Proliferaciones de algas y bacterias en Salton Sea (2008).
Autor: Raindrift. Fuente: Wikimedia Commons
Referencias
-Hazard. The future of the Salton Sea with no restoration project. Pacific Institute, 60 pp (2006).
-Reifel KM y col. Possible importance of algal toxins in the Salton Sea, California. USGS, Science for a changing world, conf. paper 473:275-292 (2002).
-Brothers D. y col. Loading of the San Andreas fault by flood-induced rupture of faults beneath the Salton Sea. Nature Geoscience 4: 486-492 (2011).

Alto al moco de roca

Un guiño a la pipa de Magritte…
La ilustración me recuerda a un sarcófago egipcio aunque la momia en su interior

sería obesa y con un cuello muuuuy largo… el faraón Gordinkamón??

Arriba vemos una perspectiva frontal del sarcófago y debajo una vista lateral.

Dibujos 8 y 9 (lámina 214) de Schmidt y col (1899)
FUente: Hathi Trust Digital Library.
Ambos dibujos pertenecen al Atlas der Diatomaceenkunde de 1899
y representan a la diatomea Didymosphenia geminata.

 

D. geminata (río Brusago, Italia). A la izquierda vista
con el microscopio óptico, y a la derecha electrónico de barrido.
Fuente: Fig. 1, Blanco y Ector (2008).

Nativa del hemisferio norte y descrita originalmente en las islas Feroe (al sureste de Islandia), se la consideraba típica de aguas oligotróficas (pobres en nutrientes), un alga de ambientes limpios como ríos y lagos alpinos circumboreales.

Su presencia era común en el s.XIX en Suecia, Finlandia y Escocia, donde tomaban sus proliferaciones masivas por un fenómeno natural. Y en los años 30′ un monje francés también describió su proliferación en el Tibet.

En la península ibérica las primeras citas datan de 1888 en el pirineo aragonés y en 1909 en Portugal. Margalef también la citó en Andorra y Baleares en la década de los 50′.

Proliferación de didymo en Englisman River
(Columbia Británica, 1993).
Fuente: Fig. 1. Bothwell y col. (2014).





D. geminata (popularmente «didymo») pasó desapercibida hasta finales de los 80′ cuando sus proliferaciones se hicieron patentes en ríos de la Columbia Británica (costa del Pacífico, Canadá). No era invasora, en el s.XIX ya estaba presente en la región, pero nunca había crecido tan locamente.

En el Hemisferio Sur el didymo sí es invasor y se detectó por primera vez en 2004 en Nueva Zelanda, convirtiéndose en un grave problema socioeconómico: afecta al turismo y provoca la colmatación de estructuras en estaciones hidroeléctricas y tomas de agua. Las pérdidas económicas se han estimado en 57-285 millones de $NZ hasta el año 2012.

Y existen multas de hasta 5 años de cárcel y 100.000 $NZ (=77.000 $ EEUU) para quienes faciliten su propagación.

Fuente: SERNAPESCA
(Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Chile)

Los perjuicios los ocasiona el mucílago de sus proliferaciones y de ahí su apodo del «moco de roca» (rock snot en inglés).

El moco no está formado por acúmulos de células sino por sustancias generadas por las diatomeas (mucopolisacáridos y proteínas), con una fina capa exterior de células.

Y cuando desaparecen las diatomeas su «legado viscoso» persiste varios meses por su resistencia a la biodegradación.

Fuente: SERNAPESCA

En los ríos más afectados el mucílago alcanza varios cm de espesor y 1-2 km de extensión, aunque hay citas de hasta 20 km !!. Este mucílago recubre rocas y plantas en el lecho fluvial dándole un aspecto desagradable, como si hubiera contaminación en el agua. Falso.

Retiene sedimentos y altera el hábitat bentónico del cual dependen numerosos organismos tanto macro- como microscópicos. Y estos cambios pueden tener consecuencias para el resto del ecosistema.

Por ejemplo, se cree que el moco del didymo podría reducir las áreas de frezado de los peces y su alimento. Al menos un estudio le culpa de la disminución en recursos piscícolas en EEUU e Islandia.
Pero lo cierto es que la mayoría de investigaciones descartan hasta la fecha que el didymo afecte en modo alguno a las poblaciones de salmones ó truchas…

Larva de quironómido. Fuente: Pixgood.com

Lo que sí hace es modificar las comunidades de macroinvertebrados favoreciendo ciertos grupos (quironómidos: larvas de moscas). Pero la biodiversidad no se ve afectada y además estas larvas son un buen alimento para los peces.

No se pueden descartar alteraciones ecológicas importantes que afecten al resto de la cadena trófica (incluyendo peces ó aves), pero no se conoce bien el efecto real que provoca en distintas zonas del mundo. En cuanto a la salud humana, los únicos efectos son irritaciones y conjuntivitis en bañistas.

La expansión geográfica del didymo durante los s.XX y XXI se achaca al hombre, en concreto al aumento del turismo y la globalización de actividades en ríos y lagos, como pesca a pie y deportes acuáticos.
El equipamiento personal y los materiales utilizados en estas actividades son vectores potenciales para el transporte del didymo. Y en menor medida, la propia fauna salvaje… 

Un estudio de 2007 predijo el riesgo de su extensión a Surámerica y Australia. Y el vaticinio se cumplió en 2010 con su aparición en Chile (región de Los Lagos) y en Argentina (Chubut) en 2011.

Fuente: Spaulding & Elwell (2007)
App Alto al didymo.
Fuente: apps.gob.cl
Como prueba de la preocupación que despierta el didymo en la actualidad, el Gobierno de Chile ha puesto en marcha una aplicación para móviles con el fin de 1) enseñar a identificar el moco de roca, 2) explicar las medidas para prevenir su propagación, 3) informar de las zonas donde se ha detectado y 4) enviar fotos georreferenciadas para que Sernapesca confirme o descarte la denuncia sobre el didymo.

 

Pero no basta con introducirla… 
¿Cuáles son los motivos de que prolifere ahora?
 
la pregunta cobra mayor sentido en aquellas zonas
donde era una especie nativa y no causaba ningún daño:
una mutación genética? el cambio climático? 
la contaminación de los ríos? la radiación UV?

Se examinaron muchas hipótesis pero la causa directa pasó desapercibida. Porque uno espera que las algas proliferen generalmente por la eutrofización: un aumento de nutrientes.
Pero al contrario de lo habitual las proliferaciones de didymo ocurren casi siempre en aguas pobres en nutrientes. 

El email de Stoermer. Fuente: Fig. 8, Bothwell y col. (2014)

Cuando el didymo proliferó en los años 80′ en Canadá, se formó un grupo de estudio ad hoc para esclarecer los motivos.
En 1994 consultaron por email al ficólogo E.F. Stoermer (1934-2012). Y éste les contestó algo inaudito pero que luego ha demostrado tener más razón que un santo:
«[…] Probably means that your water quality is getting better […]».

Río Ara (Bujaruelo).
Autor: Felix Ruiz Serrano.
Fuente: fotonatura.org

Las evidencias actuales indican que, salvo excepciones como en Polonia, el didymo prolifera en aguas limpias en las que existen bajos contenidos de fósforo. Si aumenta este nutriente D. geminata se divide más rápido durante un breve espacio de tiempo, pero luego desaparecen las colonias y el moco. De hecho se ha comprobado que D. geminata era una diatomea común en la región de los Grandes Lagos, pero la eutrofización ha restringido sus poblaciones actuales al lago Superior.

Otra cosa es cómo explicar el declive en las concentraciones de nutrientes de los cauces fluviales que favorecen la proliferación del didymo. Una de las hipótesis está relacionada con el cambio climático a través de un mayor deshielo y crecimiento de la flora terrestre que reduciría a su vez el aporte de fósforo a los ríos.

En España de momento sólo existe una cita de proliferación de didymo en un río de origen glaciar (el Ara) en 2006, en la vertiente sur de los Pirineos.

Nada más por hoy. Muchísimas gracias por seguir el blog y desearles una feliz entrada en el 2015 !!


Y como colofón, si aún les queda curiosidad, les dejo este magnífico vídeo (Gobierno de Neuquén, Argentina) donde nos cuentan más cosas sobre el didymo y de cómo evitar su propagación…!!

Referencias:
-Beamud G y col. First record of the invasive algae Didymosphenia geminata in the lake Nahuel Huapi: Argentina, Patagonia. Rev. Chil. Hist. Nat. 86:493-496 (2013).
-Blanco S & Ector L. Didymosphenia geminata (Bacillariophyta, Gomphonemataceae) una amenaza para nuestros ríos. Cuadernos de Biodiversidad 26: 3-6 (2008).
-Bothwell ML y col. The Didymo story: the role of low dissolved phosphorus in the formation of Didymosphenia geminata blooms. Diat. Res. 29: 229-236 (2014).
-Spaulding S & Elwell L. Increase in nuisance blooms and geographic expansion of the freshwater diatom Didymosphenia geminata. Recommendations for response. US Geological Survey Open File Report 1425, 38 pp (2007).
-Página web: Alto al didymo (Sernapesca): http://didymo.sernapesca.cl/