Entradas

Un lago con mucha historia (II)

Carles Francino es el presentador
radiofónico de La Ventana.

El pasado 31 de octubre en «La Ventana» de la Cadena Ser (uno de mis programas favoritos), abordaron el tema de los lagos en peligro, con la Albufera de Valencia y el lago de Sanabria como protagonistas. Y para hablar de éste último entrevistaron al Dr. Antonio Guillén.
Pueden escucharlo en El Viajero Cuántico (el asunto del lago comienza en el minuto 7).

Aquí les dejo algunas frases: [Carles Francino] «el lago de Sanabria está atravesando uno de sus peores momentos, pero con diferencia».

[Antonio Guillén] «el lago está muy mal, en una situación crítica […] si en un par de años no se toman medidas es posible que el lago de Sanabria se pierda para siempre».
[Javier Gregori, el viajero cuántico] «por qué las administraciones siguen mirando a otro lado? por qué no hacen caso a las advertencias de los científicos? […] en Madrid y organizado por el CSIC ha habido un encuentro científico internacional para denunciar el estado de contaminación de este lago».

Vertido en el lago de Sanabria. Autor: EBI. Fuente: El País, 22-IV-2014).

En resumen: dibujaron un paisaje apocalíptico, confundiendo además a la audiencia con un supuesto consenso científico al respecto. La realidad está muy lejos de ser tan simple.

Por el encuentro científico internacional en Madrid supongo que se referían a las jornadas organizadas por el MAGRAMA (22 de abril de 2014), a través de la fundación Biodiversidad y la CHD (Conferencia Hidrográfica del Duero), en el Real Jardín Botánico del CSIC (Madrid).

Cito dos titulares sobre las conclusiones de aquellas jornadas. En el comunicado (2 págs.) de la CHD dicen: «La mayoría de los científicos de la ponencia rebaten las manifestaciones de la E.B.I. sobre el estado del Lago de Sanabria».

El lago de Sanabria (diciembre 2014). Autor: Sergio Seoane

En el diario El País el titular era muy distinto: «Vertidos en el lago de Sanabria. Distintos informes constatan derrames de aguas fecales. Los científicos discrepan sobre el grado de afectación del lago en este parque natural». Y luego añaden: «Nunca hemos negado que pueda haber problemas de depuración”, señala una portavoz de la Junta de Castilla y León, que recuerda que se trata de una competencia municipal. Los responsables de la Junta mantienen que el lago de Sanabria “nunca ha estado contaminado”, en contra de lo que afirman los informes de la EBI».

 

El lago de Sanabria (diciembre 2014). Autor: Sergio Seoane

Si leemos en detalle el comunicado de la CHD, la situación del lago es oligotrófica, con muy buena calidad del agua. El estado del lago es muy bueno por la composición del fitoplancton y su evolución.
Y resumen así la intervención de la Dra. Ana Negro (Univ. de Salamanca): «con base en la metodología internacional Utermöhl, señaló la situación del lago como oligotrófico y la alta diversidad del fitoplancton».

Pero el diario El País y la agencia de noticias Europa Press publicaron algo bien diferente: «Ana Negro, bióloga de la Universidad de Salamanca, sí constató el problema que denuncia el EBI —presencia masiva de Tabellaria, un tipo de alga que pueden indicar que hay contaminación—, pero que dejó sin respuesta su propia pregunta: “¿Esta abundancia es síntoma de eutrofización? Es difícil decirlo”.

Tres meses después se celebró el XVII Congreso de la Asociación Ibérica de Limnología (Santander), con una sesión especial sobre el lago de Sanabria. En ella, aunque con nuevos matices, las conclusiones fueron similares.

Citaré como si fueran titulares de prensa las conclusiones de varias ponencias:
«El lago sigue siendo oligo-mesotrófico»[Alonso y Vega]
«Es necesario estandarizar métodos para intercomparar resultados» [Camacho A y col.]
«En los fondos iluminados del lago crece un manto de algas» [Guillén y col.]
«El 43% del fósforo que llega al lago procede de granjas animales» [Monteoliva y Alonso de S.]
«Tabellaria fue la diatomea (pennada) dominante durante todo el verano de 2013″ [Negro y col.]

 

La clasificación del estado trófico de un lago se puede calcular mediante índices de estado trófico. Los valores de estos índices se obtienen a partir de parámetros «clave» químicos y biológicos que permiten intercomparar y seguir la evolución temporal de las masas de agua.
En el caso de los lagos, el índice más común es el TSI de Carlson (1977).
Características de un lago oligotrófico
según el TSI de Florida
Fuente:  ICWA Lake County

El índice de Carlson considera como parámetros «clave» a la claridad del agua (disco Secchi), clorofila a y nutrientes (fósforo).

El índice de Carlson varía entre 0-100: los valores <35 son oligotróficos, 35-55 mesotróficos, 55-70 eutróficos, etc…

Se acuerdan de Salton Sea? pues su índice de Carlson era 60-62 en un informe del año 2002: eutrófico pues.

En el estado de Florida (EEUU) aplican un Trophic State Index similar, pero sustituyen a la claridad del agua por el nivel de nitrógeno en sus cálculos. Haciendo cuentas les salen unos rangos típicos para diferentes parámetros y cada estado trófico. En la figura superior pueden ver los valores máximos para aguas oligotróficas.

Vamos a evaluar el estado trófico del lago de Sanabria con ambos indicadores y para ello usaremos los promedios anuales publicados por el laboratorio limnológico del lago (Junta CyL) en una estación de referencia al este del lago desde 1986.

El lago de Sanabria (diciembre 2014).
Autor: Sergio Seoane

Primero los promedios anuales
de la serie temporal 1986-2012:
Clorofila total=1,62 microg./L
Fósforo=6,30 microg./L
Nitratos=48,89 microg./L
Claridad (disco Secchi)=7 metros (>22 pies)
TSI Carlson: 32,7

Ahora los promedios anuales de 2014:
Clorofila total=1,75 microg./L
Fósforo=6,21 microg./L
Nitratos=34,24 microg./L
Claridad (disco Secchi)=5,96 metros (>19 pies)
TSI Carlson: 33,6

Conclusión: con estos datos, el TSI de Carlson indica que el lago de Sanabria es oligotrófico, cercano al umbral de mesotrófico. Y con los parámetros del TSI de Florida también sería oligotrófico=baja productividad y nutrientes, buena calidad ecológica.

Más pistas. 1) la demanda de oxígeno por el consumo de materia orgánica suele provocar anoxia en las aguas profundas (hipolimnion) en lagos mesotróficos ó eutróficos durante la época de estratificación.
En el lago de Sanabria nunca se agota el oxígeno en profundidad.

2) Las cianobacterias, principales algas tóxicas en agua dulce, suelen aumentar la frecuencia e intensidad de sus proliferaciones en lagos eutróficos. Tampoco sucede tal cosa en el lago.
Tabellaria fenestrata, procedente de una muestra de 48 m. de profundidad
en el lago de Sanabria. Autor: Antonio Guillén.
Fuente: Proyecto Agua.

Un comunicado de la CHD del 7 de noviembre de 2013 tildaba el estado del lago de Sanabria como oligo-mesotrófico, añadiendo: «En cuanto a la especie aludida, la Tabellaria fenestrata, aclarar que es una especie muy ubicua; es decir, que aparece en multitud de ambientes, y que suele estar asociada a medios oligo-mesotróficos, como corresponde al Lago de Sanabria, y no necesariamente a ambientes eutróficos».

Cierto es. La proliferación de diatomeas como Tabellaria fenestrata no es sinónimo de eutrofización, aparece en todo tipo de ambientes. Pero puede ser una de las diatomeas dominantes al aumentar el nivel de nutrientes. A la hora de anticipar cambios que sí pueden ser reveladores, es útil comparar lagos de una misma región con distintos estados tróficos…y tal cosa existe para «nuestro lago».

Asterionella formosa (Laguna del Pozo Negro). Autor: Antonio Guillén.
Fuente: Proyecto Agua

Negro y col (2000) compararon el fitoplancton del lago de Sanabria con el de Valparaíso (mesotrófico) entre los años 1987-89.

La principal diferencia entre las microalgas de ambos lagos fue precisamente la abundancia y composición de especies de diatomeas.

En Valparaíso había 2 especies que dominaban la población de diatomeas: Asterionella formosa y Tabellaria fenestrata. En Sanabria la especie más abundante era Aulacoseira distans.

Volvamos al comunicado de la CHD sobre las jornadas en 2014. En él dicen: «El representante de la E.B.I., Antonio Guillén, se volvió a manifestar en los términos habituales de esta organización sobre el mal estado de las aguas».

Lago de Sanabria. Autor: Sergio Seoane.

Dos días antes el diario El Mundo publicaba la siguiente noticia: «La Guardia Civil constata vertidos y deficiencias en Sanabria. Su informe sobre la red de depuración del lago lleva a la juez a abrir una investigación».

Por otro lado, la asociación Sanabria Desarrollo Sostenible publicaba en febrero de 2014 las conclusiones de un informe encargado por la Junta de Castilla y León a la empresa Euroestudios, titulado «Estudio de la problemática del saneamiento y depuración de los núcleos situados en el entorno del Lago de Sanabria». 

La polémica continúa ahora con las denuncias interpuestas por el coordinador de la E.B.I. (David Salvador) ante la Representación de la Comisión Europea en España: «por fraude y su ocultación a la UE en la fallida construcción de cinco estaciones depuradoras de aguas residuales con fondos europeos», y «por delito medioambiental continuado de contaminación del lago de Sanabria (El Mundo, 19-XII-2014).

Cuál es el motivo de que existan resultados tan diferentes? 
Esta fue la opinión del Dr. Santos Cirujano (CSIC) en las jornadas del lago en Madrid: «la posibilidad de que la gran disparidad de resultados aportados por la E.B.I. respecto del resto de los Organismos pueda tener relación con el punto de muestreo» (comunicado CHD).

Fuente: WISER project

Así que probablemente todos tienen sus razones: la serie temporal en la estación de referencia indica que el lago permanece en buen estado, con alteraciones debidas a episodios naturales (sequías, incendios, lluvias) a los cuales la dinámica del lago es muy sensible. Y la EBI, aunque no pude averiguar donde muestrea, posiblemente lo haga muy cerca de los puntos de vertido.
Y respecto a esto, no hay que olvidar que la normativa europea dice lo siguiente (punto 19 de la DIRECTIVA 2008/105/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 16 de diciembre de 2008, relativa a las normas de calidad ambiental en el ámbito de la política de aguas): «En las inmediaciones de vertidos de fuentes puntuales las concentraciones de contaminantes son normalmente superiores a las concentraciones de fondo en las aguas. Así pues, los Estados miembros deben poder hacer uso de las zonas de mezcla, en la medida en que no afecten al cumplimiento de las NCA correspondientes en el resto de la masa de aguas superficiales. La extensión de las zonas de mezcla debe limitarse a la proximidad del punto de vertido y debe ser proporcionada».

Tarjeta roja a España y Grecia
espabílense señores !!
Fuente: Comisión Europea

Párrafos como el anterior son peligrosos en países como España donde la protección y gestión medioambiental atraviesan un pésimo momento.

Por ejemplo, en estos días de inundaciones en la cuenca del Ebro es bueno recordar que España y Grecia son los únicos estados de la UE que aún no han implementado al completo los planes de gestión de cuencas fluviales de la directiva marco europea del agua.

El hecho de que existan vertidos asociados a la actividad humana en el lago de Sanabria parece inevitable, pero para minimizar sus efectos las autoridades competentes deben vigilar el estricto funcionamiento de los sistemas de depuración. Y nosotros, como sociedad, exigir que así sea…
 

 

El lago de Sanabria (diciembre 2014).
Autor: Sergio Seoane

Terminaré primero con Jose Carlos de la Vega, del laboratorio limnológico del lago: «El Lago de Sanabria puede defenderse bastante bien de los actuales niveles de vertido […] El único cambio reseñable en la gestión de estos vertidos al Tera, antes del Lago, ha sido la instalación en el año 98 de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales. Esto supuso una reducción en los valores de nutrientes que se observaban antes en la entrada del Tera en el Lago durante el periodo de verano. Por lo tanto, y aunque las depuradoras no puede decirse que viertan “agua de colonia”, si alguna observación hay que hacer, es que se han reducido los vertidos durante el verano y se ha mejorado su gestión si la comparamos con los primeros años del seguimiento». (IAGUA, 10-I-2014).

Y por último les recomiendo visitar El proyecto AGUA, una impresionante galería con más de 1700 imágenes microscópicas creada por Antonio Guillén. Todo partió del proyecto escolar La vida oculta del agua con el cual estudiantes del IES Batalla de Clavijo (un instituto público), tutelados por Guillén, ganaron el Premio Google Science Fair 2012.
Pues bien, bajo un collage de diatomeas del lago de Sanabria (30 octubre 2014), Antonio Guillén comentó: «Desde 2012 hasta la primavera de 2014, la diatomea Tabellaria fenestrata ha dominado el fitoplancton del Lago llegando a representar más del 99% del biovolumen y de las especies representadas en él durante muchos meses. Parecía que esta situación nunca iba a cambiar, sin embargo, la infección de un quitridio en el mes de mayo de 2014, produjo de nuevo un cambio drástico en la situación de este ecosistema.

Coenocystis planctonica (lago de Sanabria).
Autor: A. Guillén. Fuente: Flickr, Proyecto Agua

La población de Tabellaria fenestrata prácticamente desapareció y fue sustituida por una clorofícea Coenocystis planctonica que en pocas semanas se constituyó en la nueva especie dominante. La dominancia de Coenocystis fue breve, pues también esta alga fue esquilmada por los quitridios en poco tiempo y algo muy parecido ocurrió pocas semanas después con el dinoflagelado Peridinium umbonatum.
Un hecho positivo es que, por fin, este verano pasado, el agua de colonia vertida por las depuradoras que no funcionan no ha llegado al Lago. A diario, un camión cisterna ha recogido toda esta carga contaminante que durante más de diez años ha estado vertiéndose en estas aguas. Ha sido un tímido paso que seguro que el Lago agradecerá, aunque sólo haya supuesto un «parche» temporal, pues lamentablemente el problema de la depuración no se ha resuelto y los vertidos continúan produciéndose día tras día».

Como diría Ana Pastor: estos son los datos, suyas son las conclusiones…

 
 

Agradecimientos: a Sergio Seoane por la revisión del texto y las imágenes del lago.

Adenda: para más información pueden consultar el libro «Lago de Sanabria, 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio», presentado por Antonio Guillén Oterino el 27 de octubre de 2015 en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC, Madrid).

 Referencias:
-Carlson R.E. A trophic state index for lakes. Limnol. Oceanogr. 22:361-369 (1977).
-Ferriol C. La eutrofización en los lagos someros mediterráneos: aplicabilidad de la DMA y un caso de estudio experimental en un mesocosmos. Tesis doctoral, Universitat de Valencia, 491 pp. (2013).
-Negro A y col. Phytoplankton structure and dynamics in Lake Sanabria and Valparaíso reservoir (NW Spain). Hydrobiologia 424: 25–37 (2000).
-Web: XVII Congreso Asociación Ibérica de Limnología.
-Web: Confederación Hidrográfica del Duero.
 














 

 

 

Un lago con mucha historia (I)

El diario ABC publicaba en 1953 un artículo titulado «El Mar de Castilla» y en él encontré dos frases que me vienen de perlas como introducción: «[…] El lago de Sanabria ascendido estos días al primer plano de la actualidad, atrae en su torno las más dispares opiniones […] En el interior de este número publicamos, para la mejor información de nuestros lectores, una clara exposición de los términos en que se apoya este debate.»

El río Segundera, conocido como “As ruecas”
por los nativos, lleva sus aguas al lago Sanabria. Autor: Sergio Seoane

La polémica a la que se refería el ABC era la construcción de una presa en Vega de Tera y sus consecuencias medioambientales. Aquel artículo contenía una crítica sorprendente por su sinceridad hacia las obras del «caudillo» :
[…] «No, el «Paraíso abreviado» no debe ser convertido en término pantanoso, encenagado y maloliente. La industriosa Suiza no ha hecho nada semejante en sus lagos, y eso que posee tantos de esa categoría. España sólo cuenta con uno: el de Sanabria».

Pocos podían imaginar que la presa sería todo un desastre, pero no ecológico sino de vidas humanas: sus deficiencias condujeron a una rotura en 1959 y a la muerte de 144 personas en la localidad de Ribadelago.

Y sus consecuencias se siguen pagando hoy en día, ya que la construcción del nuevo pueblo se hizo en una zona fría, húmeda y bajo una ladera orientada al norte, lo que en estas tierras a 1000 m. de altura supuso y supone unas condiciones invernales muy duras. Actualmente la presa de Vega de Tera está abandonada y el debate gira otra vez en torno al estado medioambiental del lago.

La polémica enfrenta dos versiones opuestas, las que ofrecen las autoridades públicas (Junta de Castilla y León (CyL) y Confederación Hidrográfica del Duero), y la de la Estación Biológica Internacional (EBI).

Las autoridades defienden que el lago permanece inalterado mientras que la EBI (una empresa privada dedicada al ecoturismo y la educación medioambiental), a través del Dr. Antonio Guillén Oterino, denuncia la reciente degradación de sus aguas por culpa de una mala depuración de aguas residuales.

El lago de Sanabria alcanza unos 3 km de largo por 1.5 km de ancho.
Autor: Sergio Seoane

En primer lugar hay que recordar que el lago de Sanabria se encuentra en la provincia de Zamora, en un espacio natural protegido con la categoría de parque natural. Se trata del lago natural más grande de España de origen glaciar. La belleza del enclave hace que miles de turistas lo visiten cada año (más de 600.000 en 2013 y dos tercios de las visitas son en verano).

Según el MAGRAMA (Ministerio responsable del medio ambiente) los parques son «Áreas naturales, que, en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas ó la singularidad de su flora, de su fauna ó de su diversidad geológica, incluidas sus formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente».

El lago de Sanabria (diciembre 2014).
Autor: Sergio Seoane.

Esto es: proteger el lago y sus alrededores debe ser una prioridad para las autoridades (con la complicidad de la sociedad, esto último parece obvio pero…). Sigamos.

El lago de Sanabria se caracteriza por ser oligotrófico y monomíctico: es decir, sus aguas son pobres en nutrientes y se mezclan una vez al año (otoño-invierno).
El lago es abierto y tiene «la suerte» de renovar sus aguas cada 5-9 meses.

En primavera y verano se desarrolla una estratificación térmica vertical con máximos de 24ºC en superficie y mínimos de 4ºC en su profundidad máxima (53 metros).

El calentamiento de la superficie en verano hace que las aguas profundas (hipolimnion) queden aisladas y mantengan temperaturas de 7ºC. Por encima de ellas están la capa superficial (epilimnion, <10 m) y la intermedia (metalimnion), donde la temperatura desciende bruscamente.

Temperatura en el lago de Sanabria (septiembre 2014).
Autor: Laboratorio limnológico del parque natural
del lago de Sanabria. Estación Este de muestreo.
Fuente: Patrimonio Natural CyL.

Lo vemos en este gráfico de septiembre de 2014 con datos del laboratorio limnológico del lago de Sanabria (Junta de CyL). Este laboratorio lleva a cabo el seguimiento físico-químico y biológico del lago desde 1986. Lo fundó el biólogo José Carlos Vega Ureta, con el objetivo de vigilar cualquier alteración en la estabilidad de los parámetros del agua.

En una entrevista de enero de 2014, el Sr. Vega comentaba lo siguiente: «De la evolución de los parámetros analizados a lo largo de estos 28 años, no se deduce ninguna tendencia a la eutrofia, que pudiera poner en peligro la excepcional calidad ambiental de este ecosistema único. Muy al contrario, se conserva la transparencia del agua, la concentración de nutrientes (nitratos y fosfatos) y la producción de algas del fitoplancton (clorofilas) se mantiene estable en valores muy bajos».

Por otro lado, la EBI comenzó a tomar muestras y recoger datos en el lago de Sanabria en 2012. Denuncian que durante ese año se produjo la proliferación de la diatomea Tabellaria fenestrata, que se erigió a finales de 2013 en la especie dominante del fitoplancton (el 99,1% de la biomasa total, 02/12/2013), un hecho sin precedentes e indicador de un proceso de eutrofización.

La diatomea Tabellaria fenestrata y una imagen submarina en playa de Viquiella (23 noviembre 2013).
La turbidez, según el documento fuente, corresponde a la proliferación de dicha diatomea.
Fuente: Evolución del proceso de contaminación y eutrofización en lago de Sanabria (Zamora). Autor: A. Guillén.

Según el informe del Sr. Guillén, las muestras recogidas entre octubre-diciembre 2013 evidencian que la calidad de las aguas ha empeorado alejándose del estado oligotrófico. Valores altísimos de nutrientes (fósforo: 500 microgramos/L) asociados al vertido de aguas residuales que facilitan la colonización de Tabellaria fenestrata. Y los restos de sus cubiertas silíceas dominan también el sedimento superficial en contraste a muestras de 2007. No obstante, en dicho informe no pude encontrar el dato de la estación de muestreo ni las profundidades estudiadas.

El laboratorio limnológico del parque natural lleva a cabo sus muestreos en una estación en la zona este del lago, con una profundidad en torno a 50 metros. Los datos de la serie temporal se pueden descargar de la web de Patrimonio Natural de Castilla y León. Eso mismo hice y comprobé que si bien hay datos físico-químicos y de clorofilas hasta enero de 2015, los datos de nutrientes de 2012 y 2013 no están disponibles.
Los promedios anuales de clorofila total son los siguientes:

La clorofila total es un promedio calculado entre 0-50 metros de profundidad (estación Este del lago).
Y al epilimnion ya lo conocen ustedes. Fuente: Laboratorio limnológico del parque natural del lago de Sanabria.

Pues no sé ustedes, pero en 2012 y 2013 yo diría que sí se alteró la estabilidad del fitoplancton. Y si vamos al detalle y consultamos los datos mensuales de 2013 comprobamos que los valores más altos no se observaron a finales de año, cuando muestreó el Sr. Guillén, sino en febrero-marzo con promedios de clorofila a entre 7 y 10 microgramos/litro !!!

Esas concentraciones se parecen más a una proliferación de microalgas en las rías gallegas que a un lago oligotrófico. Afortunadamente en 2014 todo vuelve a una aparente normalidad. 

Parte de la explicación puede estar en las siguientes declaraciones de José Carlos Vega:
«La principal característica de este lago es la estabilidad […] no ha habido desviaciones apreciables de sus valores en estos 27 años. Solo en condiciones extremas […] Esto ocurrió el pasado año, en 2012, cuando tras un periodo de sequía extrema siguió un periodo de lluvias muy intensas. Esto produce un lavado de toda la cuenca vertiente y una alteración puntual de los parámetros como temperatura, oxígeno, alcalinidad o altera la concentración de nutrientes: fosfatos y nitratos.» (18/11/2013, La Opinión de Zamora).

En la gráfica anterior también se observa un repunte en las clorofilas entre 2006-2009.
El Sr. Vega explica en esta misma entrevista que el lago necesitó 5 años para volver a la normalidad tras los incendios de 2005, debido al aumento de nitratos que éstos ocasionaron en las aguas.

El Lago de Sanabria objeto de la controversia científica,
no deja duda en su belleza y es para muchos refugio,
lugar de encuentro y escenario sin igual de momentos especiales
Autor: Jose María Pacheco

Mientras preparaba esta entrada descubrí el blog «Desde Sanabria» de Xibeliuss, que aborda con rigor y profundidad este asunto. Incluye además la opinión de algunos protagonistas como el propio Sr. Guillén.

Así que si les interesa sumergirse aún más en el tema les recomiendo leer el blog de Xibeliuss (empezando por «Depuradoras junto al lago de Sanabria»).

De todas formas, me quedan aún muchas cosas en el tintero (ó en el teclado para ser más exactos) que abordaré en la próxima entrada !!


Agradecimientos: a Sergio Seoane por las imágenes, la revisión y comentarios sobre el texto de esta entrada.

Referencias:
-Guillén A. Evolución del proceso de contaminación y eutrofización en lago de Sanabria (Zamora). 29 pp.
-Jambrina-Enríquez y col. Timing of deglaciation and postglacial environmental dynamics in NW Iberia: The Sanabria lake record. Quat. Sci. 94:136-158 (2014).
-Luque J. El lago de Sanabria: un sensor de las oscilaciones climáticas del Atlántico Norte durante los últimos 6000 años. Tesis doctoral, Universitat de Barcelona, 384 pp. (2003).
-Menéndez Pidal C. y Galmes de Fuentes A. El Mar de Castilla. Diario ABC, pág. 3, 26 febrero 1953. Hemeroteca ABC.